9 de septiembre de 2009

Williams dice no al tercer coche


New York.- He de confesar que siempre me agradó la forma de actuar de Sir Frank Williams, patrón de la escudería Williams F1. Este hombre es alguien que no hace ruido y que toma sus decisiones en consecuencia con lo que es su empresa y con sus objetivos como marca, dejando de lado romanticismos, rivalidades o amistades superfluas: Williams se debe a su empresa y actúa solamente para beneficiarla, evitando todas las luchas de poderes en la F1.

Tras ser expulsado de la FOTA y tener constantemente encontronazos y desavenencias con el nuevo orden establecido en la categoría, cuya cabeza visible es Luca Cordero di Montezemolo, el británico ha vuelto ahora a ponerse en contra del capo de Ferrari en un asunto en el que el ferrarista está empeñado, la ampliación del número de coches por escudería a tres. Williams, que quiere volver a unirse a la FOTA en un futuro cercano, ha basado su negativa a aceptar porque es un asunto que no se contempla en los acuerdos firmados “Hemos firmado las reglas y esperamos que todas las partes que las firmaron cumplan su acuerdo”. El jefe de Williams F1 explicó que “Si hay dos o tres equipos punteros con grandes recursos y coches casi imbatibles, ocuparán las cuatro primeras filas y media de la parrilla, pues tienen tres coches cada uno”.

Si uno es el quinto equipo de la parrilla, no se tienen oportunidades de alcanzar el frente. Eso no es saludable”, recalcó Sir Frank.

Y parece tener toda la razón, porque un tercer coche realmente competitivo, tanto a nivel técnico como de piloto, solo lo podrían tener los mejores equipos del campeonato, que son los realmente insistentes en este asunto, pues publicitariamente coparían el mercado, y deportivamente colapsarían la categoría y acapararían todos los puntos, quedando perjudicados el resto de equipos de “segunda fila”.

Sobre la situación tormentosa que lleva padeciendo la F1 desde que Mosley se dedica a jugar con el látigo, Williams, perro viejo en estas lides, no le dio demasiada importancia a la gravedad de los acontecimientos y puñaladas que vuelan por el paddock de la discordia “La F1 siempre ha padecido momentos turbulentos. Nunca tiene un período estable. Pero creo firmemente que será un deporte muy apreciado y seguido en los próximos diez o veinte años”.
Quiero más jefes de equipo como Frank Wiliams.

Vía │ The F1

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada