20 de abril de 2009

Renault F1 vs Hombre del tiempo


La Palma.- La carrera de este fin de semana en el circuito de Shanghai ha sido el colmo del desastre estratégico para el equipo Renault, una gota que ha colmado el vaso que empezaron a llenar en Australia.

La estrategia de Alonso era una estrategia arriesgada para una carrera en seco, pero no era raro que pudiese llegar a buen fin. Fernando saldría con los neumáticos blandos y con muy poco combustible; tendría campo para tirar casi libremente durante unas 7 u 8 vueltas y haría una ventaja suficiente para no reincorporarse desde boxes muy atrás después de su primera parada. El camino se le iría quedando libre según fuesen entrando sus rivales a pista para quedar en una lucha entre los 3 primeros en las últimas 15 vueltas. Esa era la estrategia de Renault.

Pero llegó el mal tiempo, y con esa circunstancia el desastre para Alonso se cantaba desde la grada. Su estrategia de seco se iba al traste cuando declararon la carrera de lluvia y, sobre todo, cuando la carrera se iniciaba tras el Safety Car y pasaban las vueltas muy lentamente. Pero aquí llega el segundo error de Renault, que fue mandarlo parar cuando aún le quedaba combustible para unas 5 vueltas. En la vuelta siguiente el Safety Car se fue y Alonso se reintegró a la carrera el último ¿Por qué hicieron semejante cosa? Pues la única explicación que me viene a la cabeza es que vieron el asfalto en tan mal estado que pensaron que en las primeras vueltas saldría de nuevo el Safety Car a pista y que los equipos aprovecharían para entrar a boxes, ganando Fernando así posiciones sin mover un músculo. Esto no se produjo y la impotencia se apoderó del español, que estaba visiblemente contrariado al finalizar la carrera. Esa decisión se toma si el piloto está sin opciones en carrera, pero iba en segunda posición y sin necesidad de arriesgarse de esa forma.

Pero el principal error de Renault en este fin de semana fue el primero citado, es decir, plantear una carrera en seco cuando iba a llover a cántaros. Sí, en Red Bull lo hicieron y les funcionó, pero en Red Bull tienen un coche realmente competitivo y un piloto sin presiones y brillante como pocos.

No es tan complicado predecir qué va a suceder climatológicamente de un día para otro ¿en Reanult no vieron la televisión, donde se anunciaba tormenta para el día siguiente? A uno le pueden sorprender unas gotas de agua, pero semejante chaparrón no debería sorprender a un equipo de Fórmula 1, que debe saber el sábado si el domingo estará claro el cielo o no.

Es imperdonable y ya se les acaba el crédito en Renault.
De Nelsinho Piquet, aprendiz de piloto, no hablaré hoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada