26 de marzo de 2009

Vettel, el prudente

La Palma.- Tal es el caudal de información que se vuelca sobre todos ante el inicio inminente de la nueva temporada de Fórmula 1 en Melbourne, que uno finalmente termina por evadirse y dejar fuera de su cabeza el baile de pilotos favoritos, coches que están mejor o peor, disputas entre equipos, peleas entre dirigentes... un maremagnum.
Pero nadie se fija en lo que realmente importa, lo transcendente. Un chico joven que siempre sonríe y que trata a todo el mundo con la familiaridad de un muchacho campechano: Sebastian Vettel.

¿Por qué es diferente este chico de otros? Por lo que ha hecho. Ha entrado en la F1 por la puerta de atrás. Ha aceptado estar en un pequeño equipo (Toro Rosso) con tal de hacer lo que le gusta, correr. Ha desarrollado junto a Bourdais un bulldozer como el Toro Rosso y han conseguido un bólido que superaba a coches como el McLaren o el Ferrari. Ha conseguido 35 puntos en el campeonato pasado, quedando en octava posición, por delante de pilotos como Trulli, Webber, Coulthard, Rosberg, Button, etc, que a priori tenían mejor pilotaje, más experiencia y mejor máquina. Ha ganado una carrera, y no cualquier carrera, Monza. Y ahí está, sin hacer ruido, sonriendo y trabajando, porque la clave de este chico, además de su genialidad, es su capacidad de trabajo.

Ecclestone dijo hace unos días que veía a Vettel como el futuro campeón de la F1, pero Sebastian Vettel no se lo cree y prefiere pensar que no es especial, y seguir trabajando para hacer grande a su equipo y hacerse grande él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada