27 de agosto de 2009

Oriol Serviá enseña sus cartas

La Palma.- He de confesarlo. Hacía mucho que no me divertía tanto viendo una carrera de coches. El domingo pasado fue una gozada, pues nunca había visto una carrera entera desde el cockpit de un piloto, y esto ocurrió en la carrera de las IndyCar Series en el circuito de Infineon, en Sonoma, USA.

El sistema que usan los americanos para ver las carreras en su web es muy interesante, pues todos los datos están a disposición del internauta, que además puede ver la carrera desde varias cámaras al mismo tiempo o elegir la que más le guste. Había varias posibles, la de Justin Wilson, Helio Castroneves… pero elegí la del paisano Oriol Serviá. Según van pasando las vueltas uno se identifica cada vez más con el piloto, te haces uno con él y es como si condujera uno mismo.

Y a la carrera en cuestión. Oriol partía de una mala calificación, pero la montonera de la primera vuelta le hizo ganar 6 posiciones. Estuvo rondando la décima posición hasta salir la primera vez de boxes, cuando se vio rebasado por un rapidísimo Mike Conway. Entonces tuvo una pelea muy interesante con el citado Conway y con todo un clásico en la IRL, Dan Wheldon. Este último iba más lento que los que le seguían, sobre todo que Conway, pues Serviá, aunque seguía la estela, era apenas perceptiblemente más rápido que Dan.

Llegó la segunda para en boxes y ahí lo bordó Serviá, pues adelantó a Conway y a Wheldon, ya que iba algo más largo de combustible que ellos y pudo estirarse un par de vueltas más, que le hicieron llegar a colocarse en una espléndida tercera posición. La alegría le duró poco a Oriol, pues tras su parada en boxes se colocó en sexta posición. Por detrás venía Conway con un verdadero torpedo en su coche y no tardó en dar cuenta de Serviá.

Pero quien estaba haciendo una remontada espectacular era el británico Justin Wilson, un piloto que no quiere ver un óvalo ni en pintura y que cada vez que se presenta un mixto, demuestra que es un especialista en girar a la derecha. Remontó hasta llegar a Serviá y quedaban unas 10 vueltas. La primera embestida del inglés se tradujo en una pasada de frenada que hizo recuperar al instante la posición a Serviá, que seguiría tapando huecos como jabato.

A apenas unas vueltas de la conclusión, un percance de Helio Castroneves, que iba en cuarta posición hizo aparecer las banderas amarillas en Sonoma. Reagrupamiento y posición ganada para Oriol, que ya iba sexto (en detrimento de Castroneves, que se quedó varado en la arena). La reanudación fue apretadísima y Justin Wilson se tiró con todo a adelantar a Serviá, pero la fogosidad del inglés le hizo trompear el coche, esquivado a duras penas por Oriol, que respiró así tranquilo.

Terminó la carrera con Serviá en sexta posición y su predecesor en casi toda la carrera, Mike Conway, en tercera posición. Muy meritorio lo de Oriol, pues tenía un coche con menos potencial que los que le rodeaban, pero sus buenas manos le hicieron lograr algo que no parecía posible, entrar en el top-ten.

En principio, en Newman/Haas/Lanigan Racing ficharon a Oriol solo para la carrera de Ohio, pero la onceava posición del español, ha hecho que le den un poco de fuelle y no les está decepcionando, de hecho, lo que consiguió Oriol en Sonoma no contaban conseguirlo ni con el piloto titular al principio de la campaña, Robert Doornbos.

Y la pregunta surge testaruda ¿y ahora qué? Pues el campeonato sigue y la interinidad de Serviá sigue ahí. Parece que en NHLR esperan el sí definitivo de Bourdais para sacar a Serviá del coche, pero por lo pronto, el catalán demuestra a todos que es uno de lo pilotos más fiables del panorama IRL.



Vía │ IndyCar.com

3 comentarios:

  1. Exacto. Se salvo de la montonera al principio por los pelos y saco un gran resultado.

    ResponderEliminar
  2. Su blog ha sido criticado en: http://eldetractor.blogspot.com/2009/08/5-ruedas.html

    ResponderEliminar
  3. es un crack
    una carrera brutal !!×!!

    ResponderEliminar