19 de marzo de 2009

50 Millones de dólares


Buenos Aires.- Eso es lo que le pide el señor Ecclestone al Gobierno Argentino por tener en el año 2010 su propio gran premio de Fórmula 1.
Todo empieza a tomar forma y, tras el gran éxito cosechado en sudamérica por el Rally Dakar, los políticos argentinos han solicitado a Ecclestone una carrera por tierras del Mar del Plata. Se han barajado varios sitios, como Buenos Aires y San Luis, pero se han decantado por construir un circuito callejero en el Mar del Plata.
No será tarea fácil y ya empiezan las protestas en tierras de Fangio por el gran gasto que supondría el impuesto de Ecclestone y la construcción del circuito en un enclave con una gran capacidad hotelera, belleza natural y grandes infraestructuras.
¿Lo conseguirán? Lo dudo. Económicamente es muy difícil asumir semejantes gastos y el patrón de la F1 no se casa con nadie: si dice 50 millones, no bajará ni un centavo. Además, recordemos que Argentina ha sido un país en el que el caos financiero ha amenazado durante varios años a sus habitantes, por lo que un político responsable no se aventuraría en semejante berenjenal.
A favor está el pueblo argentino, que no piensa generalmente en esas batallas y, tachándolo a veces de irresponsable, prefiere perder todo su dinero y asistir al Boca-River que pensar en qué le echan a la sopa. Si hacen fuerza y convencen a los políticos, también argentinos y con los mismos defectos que sus votantes, probablemente tendremos ese Gran Premio de Argentina de Fórmula 1.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada